jueves, 20 de diciembre de 2012

La cuerda




Así, como respiro...  me he cortado el pelo,
Mechón a mechón,
Con tijeras largas,
Con lentitud irreal de un estado alterado,
... Sin reproches,
Sin acciones programadas…

Se llenó el suelo de negrura que atenazaba,
Quedó despejada esa cara oculta,
Dejando al aire el paso del tiempo en el rostro,
Tan abominado antaño…
Y que ahora refleja la especial belleza de la vida.

Ya se puede acabar la cuerda y llegar el fin,
He visto mundos más allá de Orión…



martes, 11 de diciembre de 2012

Inquietud




Sosiego al hondo respirar,
Exhalar energía confusa,
Al borde del borde,
Tras la línea oriunda.

Se apagó el incendio,
Piso cenizas descubiertas de reojo,
Cruje el rastrojo quemado a cada paso,
Y el desalmado prosigue su discurso en la radio.

Sin cadenas…
El aliento se funde al aire,
Y la mujer del otro lado,
Que no te conoce pero cree saber de ti,
Refunde mentiras para satisfacer su ego.

Añorado momento de calma,
Se fue volando en sentido inverso,
Allá donde no estamos,
Dejando clara la falta de armonía.


lunes, 26 de noviembre de 2012

El miedo




El miedo estaba muy cerca,
Lo llevabas dentro,
Alimentado por fantasmas y recuerdos proyectados con impulso enfermizo y ciego.

Tus miedos no se han ido,
Los llevas dentro,
Tanto abominar de excusas para excusarte,
Tanto gritar para no escuchar,
Tanta crispación para defenderte de lo que proyectas.

El miedo te sigue consumiendo,
Lo llevas dentro,
Y la rabia,
Y la violencia contenida que te domina.



miércoles, 21 de noviembre de 2012

Alegoría




Ejerzo, de ejercer,
Mi libre albedrío entre tanta basura,
Colectivos incautos desaforados entre miserias humanas,
Avaricia y hambruna.
Me alejo de jaurías voraces,
A lo lejos, esperan que caiga para darse un festín con sus fáuces inquietas.
Pero me despojo de sueños basura,
Estúpidas y vanas esperanzas de lo que nunca llegará a ser sin dinero,
Porque ni siquiera son sueños,
Son inyecciones envenenadas,
Artilugios efímeros sin sentido,
Mentes ocupando otras mentes,
Avaricia, futilidad…
El  ego profundo que corroe.


martes, 20 de noviembre de 2012

Erosión




Desarrapada,
Alimento la esperanza de nuevos mundos posibles.

Lejos del mar,
Imagino acantilados sonoros,
Como la multitud gritando en las calles,
Escenificando tormentas sembradas.

Y yo ahí,
Con mi escasa presencia,
Pero…  acaso,  ¿no es diminuto también un grano de arena en la playa?  
Muchos granos juntos,
Abrazados por viento y agua,
Arrasan montañas.